fbpx

10 formas de usar las cintas de yoga

Las cintas o cinturones de yoga son uno de los materiales más usados en la práctica de hatha yoga, junto al uso de bloques.

En muchas ocasiones, el cuerpo de los occidentales no está preparado para la correcta alineación de las asanas y los cinturones constituyen un apoyo espléndido, además de activar ciertas partes del cuerpo implicadas en las posturas.

En este artículo te cuento cómo usar las cintas de yoga con 10 posturas.

¿Te animas a leerlo?

10 posturas de yoga con cintas

Aquí te explico algunas asanas y ejercicios con cintas de yoga:

El guerrero I o virabhadrasana I

En el guerrero 1 coloca la cinta cerrada en la pierna que va hacia atrás (la derecha) justo debajo de la nalga. A continuación coge el extremo de la cinta con tus manos por el lado derecho para ir hacia la extensión de columna, llevando los brazos hacia arriba con los codos flexionados.

La cinta permite activar la ingle derecha, además de acentuar la extensión de columna y hacer un trabajo intenso de apertura de pecho y de hombros.

Guerrero III o virabhadrasana III

Realizar esta asana con la cinta en el pie que elevamos nos obliga a mantener la pierna y el pie activos.

Además, el hecho de sostener la cinta tensa con las manos nos ayuda a colocar los brazos en línea con la pierna elevada y el torso.

Ejercicio para mejorar la movilidad de hombros

En esta ocasión te muestro un ejercicio activo y dinámico para mejorar la movilidad de los hombros y las escápulas.

Extiende los brazos y coge la cinta por los extremos, manteniéndola tensa. Lleva los brazos hacia arriba y desde ahí, desplaza los brazos hacia atrás, intentando llevarlos a la altura de las nalgas.

Si en algún momento se flexionan tus codos, aumenta la distancia entre las manos.

Se puede realizar igualmente con un palo rígido, aunque la intensidad del ejercicio será mayor.

Postura de la cabeza de vaca o Gomukasana

Muchas personas tienen dificultades para unir las manos en Gomukasana.

El uso de la cinta es un soporte que permite una correcta posición de los hombros (las escápulas deben ir hacia dentro) y de las manos, evitando molestias en las muñecas o en los codos.

Perro boca abajo o adho mukha svanasana

Colocar la cinta en los antebrazos en el perro boca abajo está indicado para personas que tengan hiperextensión de las articulaciones. La longitud del cinturón debe ser aproximadamente el ancho de los hombros. El uso de la cinta impide llevar los codos hacia dentro.

También está indicado para aquellas personas que deseen dar una mayor activación a los brazos en la realización de esta asana.

Postura de la barca o navasana

Esta variante de la postura de la barca nos permite mantener las piernas estiradas con la ayuda de la cinta. El uso de la cinta y el apoyo de las manos en el suelo atenúa la intensidad de la asana.

Mantener las piernas estiradas implica fuerza en los cuádriceps y flexibilidad en los isquiotibiales. Si fuese demasiado intenso para ti puedes comenzar con las rodillas flexionadas.

Es importante que coloques la cinta en la parte superior del pie para que tus plantas estén activas.

Torsión con piernas separadas

Colócate en las postura upavistha konasana (sentado en el suelo con las piernas extendidas y separadas) y flexiona la pierna derecha.

Coloca la cinta en la parte superior del pie izquierdo y lleva tu brazo derecho hacia atrás, de tal modo que el dorso de la mano esté a la altura de tu cadera izquierda y sostén la cinta tensa. Por último lleva tu mano izquierda a la rodilla derecha y haz una torsión hacia el lado derecho, dirigiendo la mirada por encima del hombro derecho.

El uso de la cinta en esta torsión acentúa el trabajo de torsión, especialmente a la cintura escapular. La cinta nos obliga a abrir más el hombro y a llevar esa escápula hacia dentro.

Supta padangusthasana

Esta asana suele ser todo un reto para la mayor parte de los practicantes. Los occidentales, acostumbrados a pasar la mayor parte de su tiempo sentados en sillas, acusan de una gran rigidez de la cadena posterior del cuerpo.

Por ello, el uso de la cinta en supta padangusthasana es fundamental para mantener ambas piernas extendidas y la columna lumbar pegada al suelo.

Cada mano debe coger un lado de la cinta y mantener los codos levemente flexionados y de ese modo dejar que los hombros estén relajados.

Estiramiento de cervicales e isquiotibiales

Coloca la cinta atada, lo más larga posible en tu cabeza, justo detrás de tus ojos.

Sitúa los pies al otro lado del cinturón, con las piernas extendidas, asegurándote de que las piernas sostienen bien la cinta. Deja caer el peso de tu cabeza.

Esta postura permitirá un gran estiramiento de las cervicales y de la cadena posterior de las piernas.

Baddha konasana o postura del zapatero

Realizar la postura de badha konasana con cinta permite una mayor apertura de las caderas.

El cinturón sostiene los tobillos y la parte alta de las nalgas (encima del sacro) aportando un sostén que evita que las piernas vayan hacia arriba o que los pies se adelanten.

¿Te animas a explorar estas posturas con cintas? Cuéntame en comentarios si las conocías.

Si deseas practicar yoga online, puedes hacerlo con las clases de mi Escuela Online.

Únete por sólo 10€ al mes, sin permanencias ni períodos mínimos.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba