fbpx

15 formas de usar los bloques de yoga

En un anterior artículo hablé sobre los accesorios de yoga. La práctica de yoga no se reduce únicamente al uso de la esterilla, hoy en día el uso de material es de gran ayuda pues te permite una práctica más rica y segura.

Los bloques de yoga suelen ser de los materiales que más se usan en las clases de yoga, además de las esterillas y las cintas.

Me declaro una fan total de los ladrillos o también llamados tacos. Su uso es infinito y ayudan no sólo a adaptar ciertas posturas sino a llegar incluso más lejos en ellas.

Te lo cuento todo en este post.

15 posturas de yoga con bloques

Existen numerosas asanas en las que se puede hacer uso de los ladrillos. Aquí te explico algunas de ellas:

Postura del gran estiramiento lateral o utthita parsvakonasana

El uso de un bloque en utthita parsvakonasana nos permite mantener un ángulo de 90º de la pierna derecha, dirigir ese isquión hacia el suelo y crear espacio en la cadera para poder rotar la pierna hacia el exterior.

Además, eso repercute en la parte alta del cuerpo, haciendo que los dos costados se estiren, muy especialmente el izquierdo (rotándolo hacia atrás) y permitiendo de ese modo, que se mantengan en un mismo plano, el pubis, el abdomen y el esternón.

Guerrero I o virabhadrasana I


En virabhadrasana 1 se produce un gran estiramiento de la pierna de atrás y muchas personas suelen tener dificultades para llevar el talón al suelo, lo que repercute en la flexión de la rodilla de la pierna adelantada.

Colocar el bloque bajo el talón permite por un lado, ir hacia una mayor flexión de la pierna de delante y proteger el pie y el tobillo de atrás, y por otro lado profundizar en el estiramiento del psoas y de la cadera derecha.

Pinza de pie o uttanasana


Realizar esta postura con bloques ayudar a elongar la columna y repartir todo el peso del cuerpo en las plantas de los pies.

Los bloques deben situarse bajo los hombros y los dedos hacia delante.

Muy recomendable para aquellas personas que tengan un gran acortamiento de toda la cadena posterior del cuerpo.

Postura de la pirámide o parsvottanasana

Colocar un bloque bajo el gemelo está indicado para aquellas personas que tengan hiperextensión de las articulaciones.

El apoyo del taco mantiene la rodilla en una leve flexión y de ese manera, no lleva a la articulación a un sobrestiramiento que podría ser lesivo a largo plazo.

Perro boca arriba o urdhva mukha svanasana

El bloque bajo el pubis reduce la extensión de la columna lumbar.

Esta adaptación con bloque es de gran ayuda para yoguis con lumbares sensibles a las extensiones o caderas lesionadas.

Medio puente o setu bandha sarvangasana

El bloque bajo el sacro ayuda a mantener la asana un mayor tiempo, pudiendo profundizar más en ella.

Es ideal para practicantes con dolencias en las muñecas, manos o codos pues se evita el uso de los brazos.

El camello o ustrasana

Muchos practicantes tienen dificultades para realizar esta extensión intensa de la columna y la ayuda de los bloques les permite realizar la extensión con un apoyo que les de seguridad y realizar una apertura menor del pecho.

Extensión de columna sobre el suelo

En esta postura de tipo restaurativo el apoyo de los bloques ayuda a relajar el diafragma, abrir el pecho, y ampliar la respiración.

El taco bajo la cabeza protege las vertebras cervicales de una gran extensión.

Preparación de parsvottanasana

Es muy común que muchos practicantes realicen esta postura sin la ayuda de los bloques con la consecuente curva de la columna y cierre del pecho.

Como ves en la imagen, los ladrillos nos ayudan a elongar la columna, relajar los hombros y mantener las caderas alineadas.

La paloma o kapotasana

La postura de la paloma requiere de una gran flexibilidad en las caderas y si no se tiene, eso repercute en el apoyo de las nalgas.

Haz uso del bloque y apoya la nalga de la pierna adelantada para tener un apoyo estable y evitar caídas que podrían provocar lesiones en la rodilla o la cadera.

Supta padangusthasana

El cuerpo es un todo y cuando elevamos la pierna en supta padangusthasana, si no se tiene la suficiente flexibilidad en la cadera y los isquiotibiales, tendemos a tirar demasiado de la pierna de arriba con la consecuente separación del suelo de la pierna de abajo.

El bloque sobre el muslo, nos ayuda a tomar conciencia del tono en el cuádriceps y del apoyo de ella sobre el suelo.

La pinza sentado o paschimottanasana

Paschimottanasana sobre el ladrillo eleva la pelvis y da espacio a las caderas para que la columna se elonge con más facilidad y se eviten las temidas “chepas” que bloquean la respiración.

Además, el taco permite un mayor apoyo de los isquiones, suaviza el estiramiento de los isquiotibiales haciendo que la postura se haga con más comodidad y disfrute.

Postura del bastón con cuatro apoyos o chaturanga dandasana

Colocar los bloques bajo los hombros te permite mantener la postura y liberar tensión en los brazos al mismo tiempo que llevas tu atención al abdomen y a la correcta alineación del torso, las piernas y los brazos (deben formar un ángulo recto)

SI fuese demasiado intensa esta postura se puede realizar de la misma manera pero con las rodillas apoyadas en el suelo.

Virasana con flexión de los dedos de los pies

Virasana con flexión de los dedos puede ser una postura sumamente retadora para algunos practicantes.

Si colocas unos ladrillos bajo tus manos liberarás tensión de la parte posterior de los dedos los pies.

Se puede comenzar colocando los bloques a los lados de las rodillas y llevar el torso hacia delante para suavizar el estiramiento de los dedos. Poco a poco puedes ir llevando los bloques hacia las caderas para conseguir un mayor estiramiento de los dedos de los pies y más verticalidad de la columna.

El cuervo o bakasana

Si realizas bakasana con el apoyo de tacos bajo los pies sentirás más ligereza al elevar los pies del suelo pues esa altura te ayudará a desplazar con más facilidad el equilibrio a los brazos y la parte superior del cuerpo.

Te animo a que explores estas posturas con bloques. La práctica de yoga con ladrillos puede ser mucho más segura, cómoda e incluso retadora.

Si deseas practicar yoga online, puedes hacerlo con las clases de mi Escuela Online.

Únete por sólo 10€ al mes, sin permanencias ni períodos mínimos.

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba