fbpx

Aprende a relajarte: savasana

En la era de la hiperactividad, la hiperinformación y la rapidez, la relajación se plantea como algo muy necesario. Cuando el cuerpo y la mente se encuentran desbordados, la energía disminuye y el rendimiento se ve afectado. Este artículo aborda esta y otras cuestiones sobre la relajación.

 

Savasana es el mejor antídoto para las tensiones de la civilización moderna.

B.K.S. Iyengar

 

Tanta demanda exterior nos agota. Muchas personas realizan actividades activas y estimulantes en pro de un momento de relax. Sin embargo, a veces olvidamos que el descanso y la relajación nos carga enormemente de energía.

 

¿Necesitas relajarte? ¿Te encuentras agobiado o abrumado por tu ritmo de vida? Pues sigue leyendo…

 

 

Cómo practicar la relajación

La relajación se puede practicar de manera aislada o al finalizar la práctica yoga. Pueden variar de períodos de 10 a 15 minutos. Y se puede prolongar el tiempo que se necesite.

 

Existen muchas técnicas de relajación y todas tienen un mismo objetivo: liberar tensiones y reestablecer el equilibrio del cuerpo y de la mente .

 

El acto de relajarse no es un esfuerzo, todo lo contrario, en ello está implícito el acto de soltar, de abandonarse. El esfuerzo no debe estar presente.

 

El hilo conductor de la relajación es la respiración. Respiración consciente, al mismo tiempo que pausada y natural.

 

Para algunos es difícil. Recuerdo a una alumna embarazada, que una vez me manifestó su incomodidad en la relajación. Reconocía que era un momento delicado para ella. Deseaba que fuera breve. De hecho, disfrutaba ese tiempo para repasar la lista de tareas pendientes.

 

Otras personas manifestaban deseos de huida. Es más frecuente de lo que creemos. Vivimos en una actividad frenética y el sólo hecho de parar es una gran desafío.

 

¿Se puede aprender a soltar? Si. Sólo requiere tiempo y paciencia. Es cuestión de práctica, práctica y práctica.

 

 

Savasana: una postura de yoga para la relajación

Savasana se traduce como postura del cadáver. La palabra sánscrita “Sava” significa cadáver y “asana” postura, de ahí el significado: postura del cadáver.

 

En la práctica de yoga es muy importante observarnos y tomar conciencia de nuestra postura. Si observamos y tomamos conciencia de todas las asanas en la práctica de yoga, ¿por qué no observamos también la posición de nuestro cuerpo en savasana?

 

 

Indicaciones para adoptar la postura de savasana

 

En primer lugar coloca una manta doblada a la altura de la cabeza. Para entrar en esta asana debes sentarte sobre las nalgas con las piernas flexionadas. Los brazos flexionados se colocan tras las lumbares flexionados) y se apoyan las manos en el suelo (dedos en dirección a las nalgas).

 

Poco a poco, se deja caer el torso hacia atrás tirando de las nalgas hacia abajo (facilitando el apoyo de la lumbares) y reposa la sobre la manta.

 

Coloca tus piernas un poco separadas, y los talones bien apoyados en el suelo, sintiendo que caen un poco hacia afuera, en dirección a los dedos pequeños de los pies.

 

Deja reposar tus brazos lo largo del cuerpo, ligeramente separados del cuerpo. Entrégate a la asana, dejando las palmas de tus manos hacia arriba. Dedos de las manos sueltas.

 

En savasana soltamos el cuerpo sin controlar la respiración. Nos distanciamos de los pensamientos. Manteniéndonos presente en todo momento.

 

Un primer objetivo es calmar el cuerpo, pero el fin último es aquietar la mente.

 

El objetivo del yoga es relajar la mente por medio de la práctica física.

 

Decía el Maestro B.K.S. Iyengar que esta postura aparentemente fácil es una de las difíciles de dominar.

 

 

Consejos para la relajación

 

Elige un lugar tranquilo, con luz tenue y temperatura agradable. Y ten a mano una manta. Cuando relajamos el cuerpo, nuestra temperatura corporal baja de manera considerable.

 

Es muy importante que coloques una manta doblada bajo tu cabeza (deja tus cervicales libres). Esto evitará que mantengas la barbilla levantada y los ojos hacia atrás. Cuando los ojos (están íntimamente conectado con el sistema nervioso) van hacia atrás, invitamos a la mente a vagar en los pensamientos.

 

También existe la posibilidad de colocar un saquito de hierbas aromáticas sobre los ojos o una banda. De ese modo, se consigue un mayor aislamiento del exterior.

 

 

Los tres niveles de relajación

Se pueden alcanzar 3 niveles de relajación:

 

Relajación física: se lleva la atención al cuerpo. Se producen breves contracciones musculares que permiten tomar consciencia de las tensiones en el cuerpo. El cerebro envía señales a los músculos para que se relajen.

 

Relajación mental: Se propone una respiración lenta y regular, sin esfuerzo como medio para llegar a la relajación mental. Abandonamos cualquier control, nos centramos en el momento presente, dejando ir cualquier problema o preocupación. Poco a poco nuestros pensamientos se calman.

 

Relajación espiritual: es un estado más profundo. Muy cerca del sueño y en el que se pierde la noción del tiempo y del espacio. Permite una regeneración profunda.

 

 

Precauciones en la postura de savasana

 

Hay casos especiales en los que realizar savasana con las piernas extendidas es difícil. Es el caso de las mujeres embarazadas y de las personas con dolor lumbar.

 

Por ello, es recomendable que las mujeres en el último trimestre del embarazo realicen la relajación en posición de costado.  Deben colocar un cojín o una manta doblada bajo la cabeza y otra entre las piernas.

 

Las personas con dolor lumbar pueden colocar las piernas flexionadas (plantas en el suelo) o bien las piernas extendidas y un bolster (cojín largo y cilíndrico) o una manta enrollada bajo las rodillas. De este modo, las lumbares tendrán un mayor descanso.

 

Y tú, ¿te resulta difícil relajarte? ¿Necesitas un espacio y tiempo para relajarte? ¿Sientes la necesidad de conectar contigo mismo?

 

Si quieres aprender a relajarte y practicar adecuadamente la postura savasana te invito a practicar en mis clases de yoga.

 

Me encantará saber de ti.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Únete a Siempre Yoga y recibe artículos, novedades y noticias sobre yoga.