Diferencias entre relajación y meditación

 Relajación y meditación son términos que se confunden en muchas ocasiones.

 

Ambas técnicas persiguen objetivos diferentes y su uso varía en función de las necesidades de cada persona. De ahí la necesidad de definirlas y explicar qué las diferencia.

 

 

Qué es la relajación

 

La relajación es un estado de reposo, descanso o tranquilidad en el que liberamos tensiones y reestablecemos el equilibrio del cuerpo y la mente.

 

Es un acto de abandono sin esfuerzo, en el que se permanece consciente y se realiza un trabajo a nivel físico, mental e incluso espiritual.

 

Existen multitud de técnicas de relajación. En la mayor parte de ellas se persigue destensar las diferentes partes del cuerpo, bajar el ritmo de la respiración y reducir el nivel de actividad mental. En ocasiones, se hace uso de soportes como visualizaciones, sonidos, palabras, etc.

 

 

Qué es la meditación

 

Meditar es una palabra conocida por todos, pero cuyo significado resulta algo misterioso para muchos.

 

No es una práctica para la gente que vive retirada, la meditación es accesible a todos.

 

Meditar es una práctica de desarrollo mental o incluso un método de análisis interior.

 

En la práctica de meditación, se adiestra en primer lugar el dominio de la postura, seguidamente la observación y regulación de la respiración y por último la interiorización (pratyahara) y la concentración (dharana). Al perfeccionar estos pasos previos, cesa el esfuerzo y el estado meditativo brota naturalmente.

 

Un elemento clave de la meditación es estabilizar la atención. Por ello, al igual que en la relajación, se hace uso de soportes que ayudan a desarrollar la concentración con la ayuda de la respiración, los chakras, las visualizaciones, los mantras, etc.

 

La meditación persigue liberar nuestra mente de pensamientos y disminuir el poder de ellos en nuestra existencia para de ese modo, despertar nuestra disponibilidad y percepción a los estados internos. Además de observar, conocer y mejorar nuestra vida interior.

 

 

Prácticas diferentes

 

Nos podemos relajar en muchos momentos de nuestra vida, tumbados en el sofá, leyendo, escuchando música e igualmente en savasana tras nuestra práctica de yoga, pero la meditación va más allá de ese soltar físico y mental, es un trabajo más profundo.

 

El fin de la meditación no es relajarnos (aunque nos relaje meditar) sino adiestrar o educar nuestra mente, mientras que la relajación busca  principalmente llegar a estado de entrega y calma cercano al sueño, en estado de vigilia.

 

En la relajación distraemos la mente y en la meditación focalizamos nuestra atención.

 

En definitiva, practicamos la relajación para enseñar al cuerpo y a la mente a soltar tensiones y a integrar los efectos de la práctica de yoga y por otro, meditamos para liberar nuestra atención de los pensamientos y llevar nuestra conciencia a un proceso de evolución que nos permita florecer nuestro ser interior.

 

Si deseas conocer más sobre estas dos prácticas, te invito a probar una de mis clases en yoga en Sevilla. Me puedes contactar aquí. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Únete a Siempre Yoga y recibe un vídeo de una práctica de yoga para comenzar el día.

Newsletter

Únete a Siempre Yoga y recibe un video de una práctica de yoga para comenzar el día.

You have Successfully Subscribed!