fbpx

El bostezo

El bostezo es un acto poco elegante pero un estupendo regulador de la respiración, pues ayuda enormemente a soltar el diafragma.

Durante mucho tiempo, bostezar se ha asociado al sueño, pero actualmente se sabe que aunque están muy vinculados, no es el auténtico origen.

Las últimas investigaciones demuestran que es un mecanismo termorregulador. Cuando hay un exceso de información, esfuerzo mental, etc en nuestro cerebro, éste se calienta y el bostezo actúa como regulador de la temperatura ayudando a mantener la eficiencia mental.

Además, se ha demostrado que la respiración por la boca facilita el bostezo, ya que la respiración nasal está involucrada igualmente en el enfriamiento del cerebro.

En este artículo comparto contigo más datos sobre el bostezo y 10 ejercicios para facilitarlo y ayudarte a conseguir una respiración más saludable.

Qué es el bostezo

Estos son algunos datos curiosos sobre el bostezo:

Impulso respiratorio natural

Los impulsos respiratorios naturales reactivan la respiración, la regular y la hacen más profunda.

Esas formas nautarales de respiración son también la risa, el llanto, el olfateo, el estornudo, la tos, el soplo, el silbido y el canto.

Al suprimir estos impulsos reprimimos las formas naturales de la respiración profunda; la extensión y la relajación, auténticos reguladores de la función respiratoria y la regulación muscular y le impedimos el despliegue total de sus virtudes

Alice Schaarschuch

Movimiento reflejo

El bostezo es un movimiento reflejo que actúa sobre la inspiración y la espiración.

Cuando bostezamos, a una inspiración profunda le sigue una espiración lenta que va acompañada con frecuencia de estiramientos y movimientos liberadores del cuerpo.

Impulso contrario a etiquetas sociales

El bostezo, se suele reprimir e incluso eliminar debido a las normas de educación. En primer lugar nos cubrimos la boca con la manos y en segundo lugar, si  podemos nos lo tragamos e incluso lo retenemos en la musculatura de la boca, la faringe y la laringe, pues es signo de cansancio o aburrimiento.

Efecto equilibrador

El bostezo equilibra la tensión en el cuerpo y la relación entre el anhídrido carbónico y el oxígeno en la sangre.

Las personas con sistema neurovegetativo bloqueado tienen dificultades para bostezar, por el contrario, los que tienen el sistema simpático en buenas condiciones bostezan con facilidad.

10 Ejercicios para facilitar el bostezo

Estirarse y desperezarse

Estírate y desperézate cerrando los puños con fuerza y tensa los músculos, Luego relájate, sentirás como el bostezo viene de manera natural.

Ensanchar la boca y la faringe

Abre bien la boca y la parte superior de la faringe como si fueras a engullir una sandía.

Mantén la tensión hasta que no puedas más y siente como tu boca se bloquea. Seguidamente afloja las mandíbulas dejando que vuelvan a su lugar.

Contraer y soltar las mandíbulas

La articulación de la mandíbula suele estar tensa con frecuencia, lo que dificulta el bostezo.

Prueba a contraer unos instantes la mandíbula, la boca y los dientes hasta notar cierta vibración.

A continuación relaja la mandíbula dejando que las articulaciones maxilares y los músculos de la cara se suelten suavamente.

Bostezar y reírse a gusto satisfacen todos los requisitos para conseguir la fonación y respiración adecuadas.

Profesor Coblenzer

Cosquillear el paladar

Abre bien la boca y lleva la punta de la lengua lo más atrás  que puedas hacia el paladar blando, en todas las direcciones y muy despacio. Deja que las mandíbulas relajadas se vuelvan a unir.

Masajear las articulaciones maxilares

Haz masajes con las yemas de los dedos sobre las articulaciones maxilares procurando aflojar los músculos.

Soltar la mandíbula inferior

Observa tu mandíbula en momentos de estrés. ¿Se tensa en exceso? Separa los dientes y déjala colgar, como si la articulación temporomandibular estuviese pasada de rosca.

Castañear

Castañea al menos 20 ó 30 veces con las muelas. De esta forma aflojarás los músculos maseteros, las articulaciones maxilares y toda la musculatura facial.

Castañear y emitir el sonido “ya”

Añade a ese castañeo el sonido “ya, ya, ya, yaaa”.

Llevar la mandíbula inferior de un lado a otro

Con cuidado y lentitud desplaza tu mandíbula inferior de izquierda a derecha al tiempo que emites el sonido “huuu”.

Mover la mandíbula como un cojín

Imitando el movimiento de un cajón, lleva la mandíbula hacia delante y atrás, a la vez que emites el sonido “ue, ue, ue”.

¿Conocías estos datos tan peculiares sobre el bostezo? Cuéntame en comentarios.

Si deseas practicar yoga online, puedes hacerlo con las clases de mi Escuela Online.

Únete por sólo 10€ al mes, sin permanencias ni períodos mínimos.

También puede interesarte:

2 comentarios en “El bostezo”

  1. Ana es muy interesante
    Yo le digo a mis alumnos que se bostezar de sueño, hambre o aburrimiento.
    Que a clase se viene después de dormir y desayunar adecuadamente!
    En cuanto al aburrimiento significa falta de interés y ¡ se hace lo que se puede!

    Tengo una duda, de biología claro, no sería el parasimpático

    1. Hola Inma,
      Creemos que bostezamos por sueño, hambre o aburrimiento pero es más bien por sobrecarga mental.

      Por las investigaciones que he hecho al parecer es el sistema simpático el que se activa con cambios en la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba