fbpx

¿Es mejor hacer yoga con o sin música?

La música amansa las fieras.  ¿Quién lo duda?

En el mundo del yoga, unos consideran que la música es un buen complemento para la práctica. Una música suave y tranquila ayuda a la concentración y e induce a la relajación.

Otros consideran que la música puede ser motivo de distracción.

Realmente, nada está escrito. Ambos pueden ir unidos o separados. Todo dependerá de las escuelas, del momento y de los gustos personales.

En este artículo comparto mi visión acerca del tema y algunas de las listas de reproducción que uso para mis clases.

Espero que te guste.

Practicar yoga con música

Casi siempre he hecho yoga con música.

Sadhana, la escuela en la que formé siempre nos enseñó con música. Hacían uso de ella pero de forma selectiva. Cualquier música no valía. Y en muchas ocasiones eran partidarios de incluir momentos de silencio.

A día de hoy sigo esa estela como profesora. Me gusta crear lista de reproducción bonitas y llenas de sensibilidad. Pero siempre elijo la música con sumo cuidado. 

Si bien es cierto que hacer yoga con música puede ser de gran ayuda para entrar en un estado de calma, en mi opinión, no siempre debe hacerse uso de ella.

Vivimos en un ruido externo e interno constante y entrar en contacto con el silencio puede ser muy beneficioso para el sistema nervioso. Los momentos de silencio nos permiten mirar con paz en nuestro interior y dejar atrás el barullo exterior.

Música para yoga

Existen múltiples opciones de música para incluir en tus clases. Aunque es importante tener en cuenta algunas consideraciones:

-Elige música suave e instrumental y que no tenga sonidos muy agudos o estridentes. Suelen ir bien los sonidos de la naturaleza, la música de piano o los mantras.

-Pon un volumen moderado. La música no debe estar demasiado alta pues la atención se desviará en exceso, ni tampoco demasiado baja que apenas se oiga.

-Haz listas de reproducción acordes al yoga que realices. Si haces una clase dinámica (tipo vinyasa) o pausada (yoga restaurativo o yin yoga).

Hacer yoga con o sin música

Mis músicos preferidos para el yoga son: Garth Stevenson, Deuter, Olafur Arnalds, Olec Mün, Joep Beving, Golmund, Ashana, Dean Evenson, Deva Premal y Manose entre otros.

Aquí tienes algunas de mis listas de reproducción:

Mantras

Despertar

Relajación y yoga suave

Disfrute para tus oídos

Sueño profundo

Yin yoga Manose

Hacer yoga sin música

Algunas escuelas de yoga (Iyengar y Ashtanga) dicen que se debe hacer yoga sin música. Consideran que emplear música es una distracción que desvía del fin último del yoga, la meditación.

Y es que, mientras practicamos yoga debemos entrar en un estado de concentración profundo que nos permita desconectar completamente los sentidos (pratyahara), para facilitar la concentración (dharana) y la meditación (dhyana).

En mi caso, siempre comienzo las clases en silencio. Suelen ser 5 ó 10 minutos que permiten crear un estado de disponibilidad para la sesión.

Y por otro lado, nunca incluyo música en la meditación. De ese modo, invito al alumno a contactar con el vacío que pueda producir la quietud y el silencio.

En todo caso, ya sea yoga con o sin música, ambas opciones son válidas y respetables, siempre y cuando te ayuden a conseguir tu objetivo.

Cuéntame, ¿sueles incluir música en tu práctica de yoga? Te leo en comentarios.

Si deseas practicar Yoga Online, hazlo con las clases gratuitas de mi Canal de Youtube.

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba