fbpx

La postura en la práctica de meditación

En la práctica de meditación se adiestra en primer lugar el dominio de la postura, seguidamente la observación y regulación de la respiración y por último la interiorización (pratyahara) y la concentración (dharana).

Al perfeccionar estos pasos previos, cesa el esfuerzo y el estado meditativo brota naturalmente.

Estos son los 10 aspectos más importantes de la postura en la práctica meditativa:

1. Meditar con las piernas cruzadas

Es necesario construir una base sólida de enraizamiento donde se asiente la vertical. Ello conlleva que:

-El coxis esté basculado hacia fuera y bien apoyado sobre el cojín.

-La articulación de la cadera esté por encima de las rodillas.

-Las rodillas se apoyen en el suelo.

Si no se pudiese mantener esta posturas hay diferentes opciones a la postura de Siddhasana o Sukhasana.

2. Tomar conciencia del abdomen

Observar el bajo vientre nos permite aflojar la presión del pecho y llevar la calma alrededor del ombligo, zona que regula la energía del cuerpo.

3. Observar el diafragma

Respetar la curvatura lumbar con su centro en la L3 para que impulse al diafragma y que de él surja el movimiento espontáneo y regenerador de la respiración.

4. Sentir el corazón

El corazón es el centro de respiración interno, de dar y recibir. Representa ese gesto de poner el corazón en cada pequeña acción de nuestra vida.

Mantenemos el corazón disponible a lo que venga.

5. Esbozar una leve sonrisa

Es muy recomendable dibujar una pequeña y suave sonrisa con la comisura de los labios. Este gesto de Buda representa la ecuanimidad, una forma relajada y equilibrada de mirar y aceptar los que nos trae la meditación y la vida.

6. Relajar la lengua

La punta de la lengua relajada debe tocar toca la parte blanda del velo del paladar. Es una forma simbólica de parar el discurso mental y la rumiación.

7. Dirigir la mirada a los lados

Los ojos se mantienen cerrados pero con la mirada dirigida hacia los lados. Nos ayudará a relajar el espacio interno de los ojos y el entrecejo. Como si esa zona se ensanchara y ganara amplitud.

8. Mantener la verticalidad de la columna

La coronilla se proyecta hacia el cielo y el perineo hacia la tierra. Así mantenemos una actitud estable y confortable de la verticalidad, que es el eje de la conciencia. Manteniéndonos despiertos y receptivos.

9. Relajar los hombros

Los hombros se mantienen relajados, sintiendo que con cada respiración ganan distancia de las orejas.

10. Apoyar las manos cómodamente

Las manos se apoyan cómodamente sobre las rodillas con las palmas hacia abajo o hacia arriba en chin mudra (dedos pulgar e índice unidos).

Esto nos ayuda a mantener una actitud de repliegue, concentración y serenidad. Es un gesto que facilita la respiración amplia.

Ahora tu turno, cuéntame en comentarios cómo es tu postura durante la meditación.

Si deseas practicar Yoga Online, hazlo con las clases gratuitas de mi Canal de Youtube.

También puede interesarte:

2 comentarios en “La postura en la práctica de meditación”

  1. Muy interesante artículo, la verdad es que desconocía el punto número 7 sobre la mirada. Lo tendré en cuenta en mis sesiones. Gracias Ana, y felicidades por el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba