fbpx

Los chakras

Si te has adentrado ya en la práctica del yoga, seguramente habrás oído hablar en alguna ocasión de los chakras.

 

Los chakras o centros energéticos, se sitúan en nuestro cuerpo sutil y tienen la función de absorber, acumular, transformar y distribuir el prana (energía vital).

 

En la estructura del ser humano existen muchos chakras, pero siete son los más importantes y trabajados en el hatha yoga.

 

En este artículo los abordaré de manera clara y sencilla.

 

 

Qué son los chakras

 

La palabra “chakra” significa rueda o círculo.

 

Los chakras no tienen un carácter físico, sino más bien mental, emocional y espiritual del ser. Se sitúan en el interior de la columna vertebral de manera ascendente.

 

Cada uno de ellos representa una flor de loto, de diferente color y número de pétalos, y se asocian con los plexos nerviosos y glándulas endocrinas más importantes del organismo.

 

Además, funcionan como transmisores y conductores, uniendo su propia energía con las distintas partes del cuerpo, en las que se conectan e inscriben los estados mentales o emocionales asociados a ellas.

 

Un chakra y su plexo van a influir en nuestra naturaleza a través de la acción glandular y energética tanto a nivel físico, mental y emocional.

 

Su papel principal es crear un equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

 

 

Primer chakra: Muladhara chakra

Es el chakra raíz y se encuentra en el perineo, entre el ano y los genitales.

 

Representa un loto de cuatro pétalos de color rojo y el elemento que lo representa es la tierra.

 

Representa la fortaleza y el enraizamiento.

 

A nivel físico se relaciona con la base de columna, los huesos y las piernas, el recto, el sistema inmunológico y escretor.

 

La actividad de muldhara chakra está relacionada con las tendencias del hombre encaminadas a satisfacer sus necesidades más básicas: obtener comida, un hogar, procrear, etc.

 

Su función es la supervivencia, el desapego, la seguridad, la reconciliación, el servicio, la nutrición, la confianza y la voluntad de vivir.

 

Este chakra bloqueado nos llevará a la inseguridad, a perder un poco el control de nuestra vida, y se pueden dar dos personalidades extremas, aquella persona que está anclada demasiado en lo material y se olvida del plano mental, o una persona que tiene su mente en un plano fuera de la realidad, como forma de evadirse de sus problemas.

 

Cuando muladhara está en equilibrio, muestra personas con estabilidad, con seguridad en sí misma y con los pies anclados en la tierra. Personas con energía y vitalidad.

 

Su bija mantra o sonido asociado es LAM.

 

 

Segundo chakra: Svadhisthana chakra

 

Este es el chakra de la energía sexual y las fuerzas creativas.

 

Svadhistana significada “propia morada” y se localiza en la base de la columna vertebral, concretamente en la primera vértebra lumbar.

 

Su mandala es un loto de seis pétalos de color rojo anaranjado y su elemento es el agua.

 

Los órganos y estructuras fisiológicas que lo representan son los órganos sexuales, la vejiga, las caderas, los riñones, el intestino grueso, las primeras vértebras y el apéndice.

 

La actividad de este chakra se refleja en el individuo como su tendencia a placeres sensuales por medio de la comida, las drogas, el sexo, etc.

 

Representa el estar en contacto con el inconsciente y los deseos más profundos. Este chakra equilibrado aporta delicadeza, satisfacción, placer y creatividad.

 

Su bija mantra es VAM.

 

 

Tercer chakra: Manipura chakra

 

Manipura significa “joya brillante” y se sitúa en la columna, a la altura del ombligo, concretamente en las últimas vértebras dorsales.

 

Su mandala es un loto de 10 pétalos amarillos y su elemento es el fuego.

 

Manipura es el centro del dinamismo y la energía, y el responsable de producir calor en todo el organismo, pues está relacionado con el fuego digestivo, el plexo solar y las glándulas adrenales.

 

La actividad de manipura condiciona en el individuo aspectos como la vitalidad, la voluntad, la decisión, la iniciativa, la perseverancia, etc y la tendencia a la autoafirmación y a manipular el mundo según sus propios deseos: conseguir riqueza, fama, poder, etc.

 

El ombligo representa nuestra conexión con la vida, y por ello manipura es el centro del crecer y vivir más allá de los obstáculos. Es el centro de poder, de la capacidad de dirigir situaciones, personas, etc.

 

Su bija mantra en RAM.

 

 

Cuarto chakra: Anahata chakra

 

Anahata es el chakra del corazón. Está situado en la primera vértebra dorsal, a la altura del corazón.

 

Se representa como un loto azul de doce pétalos y su elemento es el aire.

 

Es el asiento de los sentimientos. Si la energía devocional se encauza de manera adecuada en este chakra, se transforma en amor puro y devocional.

 

En el plano físico está relacionado principalmente con el plexo cardíaco y la glándula timo.

 

En el nivel de anahata nacen la aceptación y el amor incodicional hacia los demás y hacia todas las cosas, un amor puro y sin expectativas.

 

Rige los sistemas inmunitarios y circulatorio, desempeñando un papel determinante en las funciones del autorreconocimiento, por lo cual es clave, junto con el chakra solar (manipura), en el tratamiento de problemas autoinmunes.

 

Su bija matra es YAM.

 

 

Quinto chakra: Vishudda chakra

 

El chakra laríngeo que se conoce como el centro de la purificación. Se encuentra en las vértebras cervicales.

 

El mandala que lo representa es un loto pétalos morados y su elemento es el Éter.

 

En el cuerpo físico está relacionado con los plexos laríngeos y faríngeo y las glándulas tiroides.

 

Vishuddi es el centro del habla, a través del cual se materializan los pensamientos. También actúa como canal por donde se reciben vibraciones mentales o pensamientos de otras personas.

 

Cuando este chakra está equilibrado, las personas manifiestan una gran fuerza de voluntad, capacidad de decisión y de expresión.

 

Su bija mantra es HAM.

 

 

Sexto chakra: Anja chakra

 

Anja significa mando y se le conoce como el chakra mental. Es el más importante de todos, pues se considera que tiene el poder de influir y controlar a los demás centros energéticos.

 

Está ubicado en el entrecejo, concretamente en la primera vértebra cervical.

 

Se representa mediante un loto de dos pétalos de color violeta y representa la consciencia.

 

A este chakra se le conoce como el ojo de la intuición, el tercer ojo, etc.

 

En el entrecejo se unen los tres nadis: ida, pingala y sushuma. Desde aquí sushumna emprende en solitario su camino hacia el séptimo chakra (chakra superior).

 

Cuando este chakra despierta, aparecen la intuición y la sabiduría.

 

En el cuerpo físico este chakra está relacionado con el plexo carvernoso y la glándula pineal.

 

Es el centro energético donde se contacta con el maestro interno y el externo que se manifiesta en las meditaciones.

 

El bija mantra de este chakra es OM.

 

 

Séptimo chakra: Sahasrara chakra

 

Este chakra se encuentra en lo alto de la cabeza y representa el ascenso de la energía kundalini (energía espiritual).

 

Es el loto de los mil pétalos. El color asociado es el blanco o púrpura.

 

Simboliza la meta final, la puerta de Brahman y su fin es el samadhi, es decir la iluminación y la autorrealización.

 

A nivel físico se relaciona con el córtex cerebral, la glándula pineal y el sistema nervioso.

 

Cuando este chakra está equilibrado se llega a una integración entre la personalidad global, la vida, los aspectos espirituales humanos y la conciencia universal.

 

Su bija mantra es el sonido AUM.

 

 

Si deseas conocer más sobre el yoga y los chakras, vente a probar una de mis clases de yoga en Sevilla. Me puedes contactar aquí.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Únete a Siempre Yoga y recibe artículos, novedades y noticias sobre yoga.