Navidades conscientes

Se acercan las Navidades, época de celebraciones, de encuentros familiares, de comidas y cenas, de largas conversaciones y también de excesos.

 

Las navidades invitan al encuentro, a la reflexión y a la ilusión, pero en ocasiones pueden provocarnos estrés por el exceso de estimulación. Todo invita al exterior: las luces navidades, los compromisos familiares, las compras, etc.

 

Si deseas pasar esta época con calma y mesura, te invito a que leas este artículo. En las próximas líneas te contaré cómo vivir unas navidades conscientes.

 

 

Comidas navideñas

 

Todos sabemos que las navidades son épocas de comidas y cenas abundantes en los que la variedad está muy presente. Y a más diversidad de comida, más ingesta. Y es que al cerebro le gusta la novedad. Sabiendo esto y que todos caemos en esa tentación de atiborrarnos, procura comer menos los días previos a eventos como nochebuena o fin de año.

 

Cuando estés en la mesa, procura servirte en tu plato todo lo que vayas a comer. De eso modo, irás viendo lo que ingieres de manera pausada y consciente.

 

En estas fiestas se tiende a enviar muchos mensajes de felicitación. Deja el teléfono fuera de la mesa. Está más presente con tus familiares. Y sobre todo, aprovecha esta época estival para desconectar un poco de las redes sociales.

 

Ayuda a la familia, comparte tareas, friega los platos, haz tareas de la casa que puedan permitirte unos minutos de respiro cuando el ruido y el jaleo familiar te sobrepase. Puedo asegurarte que unos minutos de lavado de platos o de barrer pueden aportar mucha serenidad.

 

Evita conversar sobre temas polémicos con la familia para no alterar los ánimos. Siempre he pensado que la religión y la política mejor dejarlas aparcadas en épocas navideñas.

 

Y sobre todo, respira antes de hablar.

 

 

Compras de Navidad

 

Si algo caracteriza a las navidades son los regalos, la ilusión de muchos y especialmente de los niños.

 

Procura no comprar en exceso y en horas de mayor afluencia.

 

Recicla o haz regalos creativos. Por ejemplo regala experiencias: un masaje, una clase de yoga, un curso, un viaje, etc. Quedarán grabadas en el recuerdo mucho más que los objetos materiales.

 

 

Navidad: tiempo de reflexión

 

Las Navidades invitan a la reflexión y al balance. Finaliza el año y vienen a nuestra memoria las navidades pasadas y los acontecimientos del año.

 

Esta época puede ayudarnos a reflexionar sobre lo acontecido en nuestra vida y plantearnos nuevos retos y propósitos para el nuevo año.

 

En Navidades no abandones la meditación, y si esto no es posible, date al menos momentos de pausa y silencio.

 

Haz ejercicio, aunque sea pasear o hacer yoga. Si es difícil encajar la práctica de yoga, tómate 5 ó 10 minutos para respirar o hacer una pequeña secuencia.

 

Agradece todo lo que tienes, juega y expresa lo que sientas con delicadeza y cariño a tus familiares.

 

Todo esto te ayudará a estar más conectado contigo mismo y con los demás y de ese modo, a vivir unas navidades más conscientes.

 

 

Te deseo de todo corazón que tus Navidades sean calmadas y presentes y que el año 2020 sea un año de mucho amor y salud para ti y tus seres queridos.

 

 

Si deseas conocer más sobre el yoga, ven a probar una de mis clases de yoga en Sevilla. Me puedes contactar aquí.

 

2 Comentarios
  1. Marisol

    Muy bonito Ana, lo mismo te deseo!!
    Besos amiga

    Responder
    • Siempre Yoga

      Muchas gracias Marisol. ¡Igualmente para ti! Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Únete a Siempre Yoga y recibe un vídeo de una práctica de yoga para comenzar el día.

Newsletter

Únete a Siempre Yoga y recibe un video de una práctica de yoga para comenzar el día.

You have Successfully Subscribed!