fbpx

Relajación para calmar las emociones

Hay días en que sentimos las emociones a flor de piel. Todo nos sobrepasa y nuestra susceptibilidad está por las nubes. 

En este artículo te enseño una relajación que te ayudará a neutralizar tus emociones.

Es una relajación del rostro o también llamada máscara facial neutra creada por el Maestro de Yoga André Van Lysebeth. Es muy beneficiosa, pues nos permite modificar los gestos de la cara, influir sobre las emociones y transformar nuestra actitud psíquica.

¡Sigue leyendo!

Cómo realizar la relajación de la cara

Las fases a seguir para realizar esta relajación son las siguientes:

Neutraliza los labios

Colócalos horizontales, como un esbozo de sonrisa interior.

El mentón

Dirige tu atención al mentón y relaja todos los músculos. Más que una relajación muscular, es una interiorización hacia ese lugar.

La mandíbula inferior

Afloja la presión de los dientes. Lleva tu atención al maxilar inferior, en dirección a las orejas. 

Las orejas

Toma conciencia de la existencia de tus orejas.

Las sienes

Partiendo de las orejas, lleva tu atención hacia las sienes. Quédate ahí unos diez segundos. Sintiendo los dos lados.

La frente

Desde las sienes, lleva tu atención al centro de la frente, procurando relajarla y alisarla al recorrerla hasta llegar al centro.

Los ojos

Para llegar a ellos desciende desde el centro de tu frente y lleva tu pensamiento hacia la línea que comunica el entrecejo, hacia el nacimiento de la nariz.

Mantén los párpados cerrados y relajados.

Relaja ahora los párpados superiores e inferiores. Seguidamente relaja los globos oculares sintiendo su volumen y su peso. Durante este recorrido la mirada se dirige ligeramente hacia abajo. Dirige la atención a esta zona durante más tiempo que al resto del rostro.

La nariz

Después de un minuto lleva tu conciencia al ángulo interior de tus ojos. Desde ahí desciende hacia la punta de la nariz. Toma conciencia de las dos aletas de la nariz y relájalas.

Las mejillas

Partiendo de las fosas nasales, sube hacia los pómulos. El pensamiento debe recorrer las dos mejillas, relajándolas. Las mejillas se aflojan y la cara no tiene expresión.

La boca

Toma conciencia de los labios. Concéntrate en el volumen de la cavidad bucal, limitada por las mandíbulas y el paladar.

Dirige tu atención a la lengua y su raíz, en el fondo de la boca. Siente toda la lengua y deja que vaya hacia atrás y que se aplane. Haz de sentirla flexible, cálida y blanda en toda su superficie.

Repite el recorrido dos veces más y en el mismo orden.

Toma conciencia de tu «máscara facial neutra» y observa la sensación que se desprende de esa «no expresión facial».

Se puede practicar en cualquier posición: de pie, sentado o tumbado.

Cualquier momento del día es bueno para su práctica, incluso si no tenemos el tiempo de hacer el recorrido completo.

Aunque el mejor momento del día es por la noche, antes de dormir.

Si deseas practicar Yoga Online, hazlo con las clases gratuitas de mi Canal de Youtube.

También puede interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba