fbpx

Viloma pranayama

Viloma pranayama, junto a anulomapratiloma constituye una práctica  preparatoria para nadi sodhana.

 

Viloma no es una de las prácticas más conocidas, pero su realización es sencilla, siendo el ejercicio ideal para aquellos que practican pranayamas sin un profesor experimentado.

 

Este pranayama puede compararse con la subida o bajada de una escalera en la que se hacen pausas en cada escalón, como los descansos que realizamos al subirlas a pie.

 

Si deseas saber más sobre esta técnica de respiración, sigue leyendo.

 

 

Significado

 

Loma significa “pelo”, y vi hace referencia a “negación”. De ese modo viloma sería “a contrapelo” o  “ir a contracorriente del aire”.

 

En este pranayama se introducen pausas escalonadas que se aplican progresivamente, en primer lugar en la inspiración y seguidamente en la espiración.

 

De ese modo, si una inspiración completa nos llevaría diez segundos, en viloma se vería interrumpida cada dos o tres segundos, aumentando así la duración de la inspiración fraccionada alcanzando hasta veinte segundos o más. Igualmente con la espiración fraccionada, la espiración se prolongaría unos veinte segundos.

 

 

Cómo realizar viloma pranayama: recomendaciones

 

Estas son las sugerencias a tener en cuenta para practicar viloma:

 

-Puedes realizarlo sentado en siddhasana caminando o tumbado en savasana. Si lo realizas sentado o tumbado, procura mantenerte inmóvil.

 

-Mantén los ojos cerrados y el cuerpo relajado.

 

-Trata de ser consciente de la respiración en todo tu cuerpo.

 

-Tras cada pausa, lleva la atención a diferentes áreas de tus pulmones.

 

-Mantén tu respiración relajada y suave. No te “agarres” a la respiración y enfócate en darle espacio y amplitud.

 

-Evita las salidas o entradas inconscientes de aire durante las pausas de la inspiración o la espiración fraccionadas.

 

Técnica y variaciones

 

En esta la práctica de viloma la concentración y el ritmo desempeña un papel primordial.

 

Existen diferentes variaciones pero las principales son la inspiración fraccionada, espiración fraccionada y la unión de ambas.

 

Estos ciclos puedes realizarlo tumbado o sentado en siddhasana.

 

 

Inspiración fraccionada

 

En esta variación la inspiración se fracciona haciendo pausas.

 

Comienza inspirando durante dos o tres segundos, haz una pausa y retén la respiración durante otros dos o tres segundos, inspira de nuevo dos o tres segundos y retén el aire de nuevo y así sucesivamente.

 

Durante las retenciones de aire (puraka, retención en lleno) procura mantener una ligera sujeción del diafragma e incluso cuando vuelvas a inspirar tras las pausas. Durante todo ese tiempo de inspiraciones y pausas se debe mantener el cuerpo relajado y en particular el cuello y el rostro.

 

Por último, espira de manera sosegada por las dos fosas nasales y descansa en la postura de savasana.

 

Para comenzar puedes realizar entre tres y cinco ciclos de inspiraciones escalonadas pero incluyendo una inspiración continua tras el vaciado de los pulmones.

 

Más adelante puedes realizar los ciclos de inspiraciones fraccionadas de manera continuada.

 

 

Espiración fraccionada 

 

Este ciclo difiere del anterior en que la espiración (rechaka, retención en vacío) se realiza por fases, haciéndose paradas.

 

Comienza con una inspiración larga y profunda sin pausas llenando bien los pulmones de aire.

 

A continuación espira inmovilizando el diafragma durante dos o tres segundos, haz una pausa de otros dos o tres segundos, y continua de ese modo hasta vaciar los pulmones, con al menos tres o cuatros espiraciones fraccionadas. Dejando que el diafragma se vaya soltando de manera progresiva.

 

Para terminar, descansa en savasana.

 

 

Inspiración y espiración fraccionada

 

En este ciclo se combinan las dos técnicas anteriores y conforman un viloma pranayama completo.

 

Al igual que los anteriores ciclos, se puede realizar tumbado o sentado en siddhasana.

 

 

 

Beneficios de viloma pranayama

 

La práctica de viloma aporta los siguientes beneficios:

 

-Calma la ansiedad.

 

-Reduce los síntomas del síndrome premenstrual.

 

-Somete al aliento a un ritmo, mejorando el control de la respiración.

 

-Permite retenciones de aire en varias etapas y sin ningún riesgo. Tan sólo deben abstenerse las personas con dolencias cardíacas.

 

 

Si quieres aprender más sobre la práctica del pranayama, te invito a que leas alguno de estos artículos complementarios:

Anuloma pranayama

Pratiloma pranayama

 

 

Además, si deseas practicar conmigo estos pranayamas, podrás hacerlo muy pronto en mis clases online. Contáctame aquí.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Únete a Siempre Yoga y recibe artículos, novedades y noticias sobre yoga.